jueves, octubre 19, 2006

Aioli.

Photobucket - Video and Image Hosting

El día lunes sustenté mi tesis, el lunes por la noche me invitaron a cenar y el martes, medio día laborable (por el sensible fallecimiento del ex presidente de la república, Don Valentín Paniagua) me invitaron a almorzar a un sencillisimo restaurante llamado Aioli.

Aioli es un pequeño lugar en el centro chambeador de San Isidro, a una cuadra del cruce de Paseo de la Republica con Canaval Moreyra. Fuimos un grupo de amigos que trabajan por la zona y a manera de celebrar me llevaron a conocer el sitio. Mi más gratos respetos pues el lugar es ffff… ormidable!

Photobucket - Video and Image Hosting


El sitio es de comida internacional, el menú era bastante variado y entre lo que pedimos lo demostramos. Empezamos con unas entradas de Portobelos a la parrilla y yo me pedí Quiche con una ensalada, nada fuera de lo normal. Lo que si me sorprendió fue la Causa de Pulpo al Olivo con una salsa agridulce que era como un puñetazo de orgasmo (según mi flaca era de vinagre balsámico reducido con aceite de perejil).

Los platos de fono, sin ningún orden fueron un Risotto en salsa de ají de Langostinos (adivinen quien lo pidió?), un Osobuco con Fetuccini a la crema y un Pescado a al Meniere y Alcaparras. Aquí si seré más cruel, el Osobuco tenía excelente sabor, pero probé poca carne, el pescado estaba exquisito (y no por que trajeran también papas fritas de las que todos picamos) y para ser sincero, al Risotto se le pasó la cocción de los langostinos, pero eso no menospreciaba el buen sabor del plato. El segundo era bueno, peor o mejor vendría después.

Photobucket - Video and Image Hosting

Verlo no es nada, deberían probarlo.

Si volviera a este sitio a comer un plato, sería solamente a comerme un postre. Se pidió un Crumble de Peras (un traqueteó a la lengua del nivel 6), un Cheesecake de Fresas (nada extraordinario) y yo me pedí un Cojín de Chocolate. Podría pasarme toda la noche hablándoles de lo bueno que es este postre. De cómo diablos harán la forma de meter pudín de chocolate dentro de un kekito de chocolate (y eso que no soy muy afecto al chocolate, peor me gusta), de cómo hacen para que al partir el cojín el pudín salga como una salsa hirviente y que mezclado con el helado de limón que me pusieron solo me queda por decir… POR LA GRANDISIMA PU… QUE RICA ES ESTA MIER*A!!! Y luego golpear al cocinero para que muera con la receta y no la comparta con nadie, pues esto… es simplemente una chupada de alma.

El lugar se ve sencillo, por un precio muy similar a lo que uno gastaría en el Tanta podría tener una mejor comida y una muy buena presentación de platos que ni el mejor restaurante de Lima podría envidiar (de los nueve platos que se sirvieron en la mesa ninguno fue igual –me refiero al plato en si, no a la comida). Y hasta podría afirmar que me pareció un robo lo que pagamos… eso definitivamente cuesta dos veces más.

Si chambeas por San Isidro, tienes hambre y quieres darte un buen gusto, date una vuelta por el Aiolis (la fachada del lugar podría mejorar), te adjunto el croquis por si te es difícil llegar. No atiende de noche y hasta donde creo, solo de lunes a viernes. No pidas delivery (pues tiene) no hay mejor cosa que comerlo allí mismo. Tampoco esperes algo faustuoso, el lugar como repito es bastante sencillo y aunque su carta se ve pequeña, lo que tiene es de calidad.

Caraxo, como me dura la sensación del Cojín de Chocolate! (sé que no podré adjudicarme el descubrimiento de este sitio, ni de sus platos, pero dejenme soñar).

10 Comments:

Blogger Esther said...

¡Volviste con fuerza! ¡Jolín! ¡ Cuánto has escrito!
Mmmmm... ...¡ Chocolate! ¡ Qué envidia! Es mi gran debilidad. Por eso, estoy intentando no mirarlo porque si no no lo puedo evitar y soy capaz de batir el recor mundial de los golosos. Ahora me pregunto si te ganaré ¡Ja,ja,ja!
Aunque te digo, que no mates al cocinero, es de muy egoísta ¿ Qué pasa con nosotros? Piensa que si lo matas no podrás jamás probar el postre de chocolate hecho por sus manos profesionales y eso no te gustaría mucho ¿ no?

Besitos.

4:07 a. m.  
Blogger Ursula said...

Eres todo un sibarita Dragón... Yo chambeaba por allí, pero claro hace tres años, ese restaurante supongo que ni existía. Me he quedado con unas ganas de probar el cojín de chocolate, yumi..

Besos

8:01 a. m.  
Blogger Pao said...

¡¡Sibarita!!

Diablos, nada mejor que algo para llenar el buche y dejar feliz al corazon, por lo que cmentas el lugar esta bravazo y yo que tambien deliropor la comida, ¡que desgracia! deberian haber dos almuerzos al dia, que ya me dio un hambre.

Saludos, bajo a atacar lo que encuentre en la cocina.

Pepao

5:20 p. m.  
Blogger Angélica Camacho said...

Suena delicioso... Necesito seguir tus consejos y visitar ese lugar. Muero por probar el postre.

6:05 p. m.  
Blogger Dinorider d'Andoandor said...

que rico has escrito.... en el sentido literal de la palabra!

he pasado por ahi un monton de veces y ni cuenta francamente!

habra que hacer control de calidad

6:04 a. m.  
Blogger Bodegogo Producciones said...

tiene buena pinta

10:07 a. m.  
Blogger Blue woman said...

¡Puaj! La comida de la imágen! ¿Qué es eso con esa pasta verde? Me da tericia sólo de verlo! Puaj!Puaj!

Pd: Soy sara es que me he cambiado de nombre y de dirección por unos problemillas técnicos que he tenido.Mi nueva dirección es:

www.romanticona.blogspot.com

Besitos lejanos.

3:57 p. m.  
Blogger Dragón del 96 said...

Esther: si, debo asesinar a ese cocinero. Si el mundo entero lo supiera... jolines!!!

Ursula: caundo em llamaste Sibarita, pensé que me decías que era morochito con un pañuelo de lunares amarillo en la cabeza y ropas mínimas. Luego me enteré del verdadero significado de Sibarita. Ahora dejaré de usar este bendito pañuelo de lunares amarillos.

Pao: yo tb deliro por la buena cocina. Creo que a veces soy demasiado condescendiente.

Angelica: ese Cojin de Chocolate me ha traumado. Cuidado.

Dino: date una vuelta. Vale la pena, realmente es muy bueno.

Bodego.go: bienvenido! El pescado no es el mismo, pero es muy parecido.

Sara Romantica: No seas mala, yo tb hubiera opinado la misma, pero no olvides que la comida entra por la boca y no por los ojos.

Me recuerda esa vez que fui a la fiesta Brailee.

5:46 p. m.  
Blogger Laura Zaferson said...

Suena bueno. A ver cuando paso. :)

1:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

son unos estafadores los dueños del aioli.......

1:07 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home