martes, julio 11, 2006

Los tres deseos.

En mi época de rolero, esos que juegan Calabozos y Dragones, nos reuníamos en casa de mi primo y jugábamos con sus patas toda la noche. Mi personaje era Winston, un elfo aprendiz de mago, que luego se convirtió en un elfo negro, muy malo, y cuyo verdadero nombre ya ni recuerdo. Al final de la aventura se volvió muy poderoso, casi un dios y por eso ya no pude jugarlo. Luego me enteré que morí bajo la espada de uno de los paladines que tomó mi lugar como la personificación del mal. Igual no me gustó ser tan poderoso.

Mi primo, como el Amo del Calabozo, siempre fue el que nos ponía pruebas bien jodidas, entre ellas las de elegir un deseo. Si pedía riquezas, alguien se quedaba pobre, si pedía armas poderosas, los dueños de esas armas venían de donde sea a recuperarlas, lo que siempre terminaba en problemas, si pedía volver a alguien a la vida, regresaba hecho un zombie, pero siempre como el deseo quería que fuera, nunca como uno lo pensaba. Hay un capítulo bien bacán de los X files donde aparece una genio, creo que esa idea de deseos jodidos es como una regla universal. Mulder pide paz mundial y lo que recibe es un mundo completamente vacío, pero el deseo se le cumplió, eso no lo podrá negar.

Photobucket - Video and Image Hosting


De chibolos con mis patas siempre nos preguntábamos, ¿si tuvieras tres deseos que pedirías?. Y las respuestas siempre eran las mismas, se nota que nuestra imaginación era pequeña en ese entonces.
1) Ser ricos, lo que se traduce a tener miles de millones de millones de dinero. Claro que si mi primo fuera un genio, nos convertiría en un pie de manzana.
2) Poder viajar por todo el mundo, lo que se traduce como conocer muchas partes de globo, visitar sitios que siempre deseamos y esas cosas. Si mi primo fuera un genio probablemente me convierta en un exhibición de la momia juanita... tampoco, tampoco.
3) Ser famoso, lo que traduce en vivir de tu imagen y ser conocido a donde vayas. Si mi primo fuera un genio fácil nos convierte en la esvástica.

Hecho: los tres símbolos más conocidos en todo el mundo son la esvástica de Hitler, el símbolo de Coca Cola y las orejas de Micky Mouse. Tal vez dentro de pronto... Dragones del 96.

Si deseara sacarme la Tinka, lo más probable es que un millón de personas se lo saquen también, si deseara ser un cuerazo fácil me convierto en una casaca, si deseara ser un escritor famoso lo lógico sería que me convierta en Gabo, sea lo que sea saldría perdiendo y no sería lo que quiero o quiero ser. Tal vez pida superpoderes... en orden de necesidad, vista de rayos X, lo que quemaría mis ojos y probablemente quede ciego, invisibilidad, lo que me haría ca...r de frío en pleno invierno, pues el que se vuelve invisible soy yo y no mi ropa, y finalmente pero no por eso el menos importante, superfuerza, lo que me ocasionaría un mal genio, pues... “todo gran poder conlleva una gran responsabilidad” (gracias tío Ben).

Una vez jugando D&D, un pata deseó ser Bill Gates, pero como su pronunciación es tan mala como yo haciendo comentarios, se entendió que el dijo “Bien Gay”. Horror!!! No sé si esa regla de que el último deseo que pidas sean otros tres deseos más, tal vez para saber eso, necesite encontrar un genio primero, así que hasta que eso suceda, pensaré bien en que pueda desear.

2 Comments:

Blogger Alfredo said...

jajaja yo ya te iba a decir lo de los 3 deseos mas,,,o mejor aun... deseos infinitos! o miles de genios que me concedan deseos!

D&D es espectacular... me hubiera gustado poder jugar mas de lo poquisimo que lo hice

8:03 a. m.  
Blogger novivo said...

muy buena tu reflexión dragón. me hace acordar a mi relato de " El Pacto"


nos leemos

12:13 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home