miércoles, agosto 23, 2006

Maniático... ¿yo? No, nancy queberta.

A raíz de mi última convivencia con otras 50 personas me he dado cuenta que tengo ciertas manías de las que desconocía. Para mi siempre fue normal hacer las cosas que comentaré a continuación, aunque para el común de los mortales no lo sea tanto. En español quiero decir...

1. Levantarme con el pie derecho. Cuando me levanto, después de una siesta o donde diablos me haya quedado dormido, siempre pongo en el piso primero mi pie derecho y saltó en el tres veces (no se me imagine dando brincos sino solo mi pierna antes de ponerme de pie). Recuerdo que una vez leí en la biblia de mi chiquititud a Zandrox decir en un artículo “Si un bien día has de ganarte / sobre tu pie derecho has de levantarte / tres saltos tres / y verás la suerte otra vez.” Si pongo el pie izquierdo primero ni me muevo de casa.

2. Ponerme las medias. Así como los zapatos, me pongo la media izquierda en el pie izquierdo y la media derecha en el pie derecho. ¿Alguien dijo loco? A menos que tengas el pie en forma de chapanita, recta en las puntas y apretadito en el centro, ponte las medias como quieras, pero lo que es yo, guardo armonía con mis prendas. No es difícil diferenciarlas, aunque al ojo mortal le sea difícil.

3. Tomar el refresco al final. Durante mi almuerzo tomo mi agua / chicha / emoliente / chela / liquido en general preferentemente después de terminado el almuerzo / cena / comida / banquete. Pienso que si lo hago antes me llenaría y dejo de disfrutar la comida. Últimamente esta regla se ve comprometida cuando lo hago con vino, el tomarlo para maridar una comida me hace comer menos, pero la sensación lo merece.

4. Disfonexia. Así como hay gente que sufre de disgrafía, dislexia y anosmia, yo tuve que inventarme una para definir mi mal habito por cambiar las consonantes en algunas palabras (disfonía no entra en este grupo, eh). Por ejemplo si quiero decir “que tal mamacita” digo normalmente “que tal samamita” o si pregunto “¿donde está la muñeca?” lo más probable es que se me escuche decir algo como “¿dónde está la ñumeca?”. Nada de eso tendría importancia a menos que tenga que decir cosas como “¿qué donde está la mamajuana?” y en su lugar pregunte “¿dónde esta Juana la que mama?”

5. Guardar pan para mayo. No señor, señorita o humilde bloguero por estos lares, no me refiero a guardar pan desde junio del 2006 hasta mayo del 2007 para comerlo, sino al hecho de guardar siempre un último recurso / bien material para cuando el resto se haya acabado. Por ejemplo, de una cajetilla de 20 cigarros (léase cigarrillos en otras partes del américa y del mundo) saco uno que guardo en casos de emergencia. Así al acabarse la cajetilla me siento tranquilo por que me queda uno, hasta la siguiente vez que compre más. Sucede igual con algún dulce o dinero, hasta una siguiente vez que me recargue.

6. Sumar. Lo explicaré con un ejemplo. Empiezo mi día nervioso por que tengo un examen importantísimo, y aunque sé que estudié mucho, aún no se cuanto sacaré de nota. Mientras viajo en la combi me pregunto ¿saldré bien o mal? Entonces alcanzo a ver la placa de un auto y empiezo a sumar los dígitos impresos, si es par saldré bien y si no, saldré mal. Y si quiero saber mi nota, sumó los de otro auto... diandres trece, pero aunque sea estoy aprobado. Casi nunca funciona, pero cuando sucede...

7. Ir contra la corriente. En mis épocas de adolescente (osea desde el año pasado) odiaba siempre tener los mismos gustos que el común denominador. Recuerdo que mi primo me decía que le gustaba Queen (a quien no), pero como soy contreras opté por dejar de escucharlo y empezar a tener gustos opuestos. Es natural en mi, si todos van a la izquierda yo me voy a la derecha, si todos ríen yo lloro, si todos escuchan a Sabina yo escuchó a la Rica Miel. Supongo me perderé de grandes cosas, pero ustedes también.

8. Cerrar mi día con un sorbo de Coca Cola. Sé que este es un mal habito, después de cepillarme mis alineados dientes y escribir un par de líneas en mi pc, antes de echarme a dormir (sin Maria Pía como dejó entrever una amiga bloguera –ya quisiera... ella) siempre debo tener un vasito de Coca Cola a mi lado. No sé como empezó ello, es más, ya ni tomo gaseosa durante el día, pero esta manía es casi enfermiza. Creo que lo pensaré para cuando empiece mi demanda a esa compañía por adicción.

9. Dormir en absoluta oscuridad. Cual Gollum del Sr. de los Anillos, mi cuarto es mi cueva, en el cual me mato todo el día apreciando mi tesoro... en lo profundo de mi negra alma y mi sombría vida, me escondo hasta que lo último de luz, natural o artificial, se haya consumido. Mi habitación es oscura de noche y de día, cortinas negras y todas apagando cualquier vestigio de vida. No duermo con plantas por evitar que me clonen los exhumadores. Solo así puedo dormir.

10. Dormir en posición fetal. Si no sabes acerca de mi problema de tamaño, has de saber que si me estiro por completo en mi cama mis pies escapan de ella. Lo que me hace recogerme en las noches para evitar que la mano de Carrie (la misma que fue bañada en sangre de cerdo) me jale las patas y me lleve como su pareja a su fiesta de graduación... y como saben, me aterra bailar por lo que comenté en este post. Más vale asegurarse que hacer el ridículo. En verdad me da miedo.

Sé que debo tener más manías, pero estás las menciono pues no todos las compartimos, al menos no entre las personas con las que me tocó convivir las últimas dos semanas. Por ejemplo, también me gusta coleccionar, es una manía que tengo desde que tengo uso de razón (no, lo siento, no desde hace tres meses), tiendo a coleccionar tonterías de toda clase. En mi época escolar solía coleccionar los boletos de micro, tenía miles de boletos de la ENATRU de los que me llevaban a la casa. Hasta que le sirvieron de nido a Shu. Bueno, ya me acordaré de otras.

9 Comments:

Blogger Esther said...

¡Jolines! veo que eres de lo más maniático.
¡Ja,ja,ja! Me hizo gracia éso de la mama juana ¡ muy bueno!
Supongo que yo tb tendré alguna que otra manía... ...¡ Ah sí! yo tb duermo en la habitación con todo a oscuras, no me gusta que se vea el más mínimo rayo de luz.Uno de mis hermanos dice que mi habitación,por las noches parece la tumba de Tukankamon. Tb.tengo otra manía: dormir sin pijama. Y me encanta morderme las uñas, tb las de los piés ( sé que es una cerdada pero, es cierto) y me han dicho que tienen vitaminas.
¡ Ja,ja,ja! ¡¡¡Qué manías más raros!!!

7:50 a. m.  
Blogger Blue woman said...

Que manías más raras que tienes.Je, je. Yo al igual que mi hermana Esther tengo la manía de comerme las uñas a todas horas.He intentado dejarlo pero, no puedo evitarlo.Están tan ricas...
Sé que puede resultar extraño, pero también me gusta subirme mucho los pantalones del pijama hasta las tetillas cuando duermo y taparme con una sábana en verano aunque, haga muchísimo calor.Si hace demasiado calor y no puedo dormir me llevo un botecito de agua a la cama y me lo hecho por encima para estar más agusto mojadita y más fresquita pero, siempre tapada hasta los topes.Mojo hasta el colchón a veces, y parece que hasta me haya hecho pipí pero,¿Qué mas da? Yo me siento agusto así.Además de eso, duermo con las ventanas cerradas y me llevo un vaso de agua a la cama o una botella congelada por si tengo sed.Ja,ja.Yo también tengo extrañas manías.

8:37 a. m.  
Blogger Ursula said...

Ja ja, que locas tus manías, eso de contar los números me ha hecho matar de risa, me hizo acordar un jueguito con mis amigas de chibola. Contábamos los números de los boletos del micro y el número que salía al final correspondía a la letra del alfabeto del chico que supuestamente estaba pensando en tí en ese momento, que tal roca no??. Cuando salían letras tipo Y o X nos deprimíamos porque no conocíamos a nadie con esas iniciales ja ja!!
Y yo hago lo mismo con los cigarros, generalmente si voy a salir los fines de semana, dejo un par en casa de reserva porque se que voy a llegar con la cajetilla vacía por los amigos gorrones, ja ja
Me he reido con tus manías, por ahí que te copio el post...
Besos

9:33 a. m.  
Blogger Laura Zaferson said...

manías... algunas más parecen supersticiones no?

5:13 p. m.  
Blogger digler said...

pues esas manías están bién maniaticas dragón, al menos la de la coca cola ya linda con la adicción ¿no habrá una especie de coca colicos anonimos?

9:40 p. m.  
Blogger Dragón del 96 said...

Esther: sabes... "jolines" se me ha pegado desde hace un par de semanas, me encanta! Y dormir sin pijama... apuesto que duermes con vestido de noche... asi no se juega, pe!

Sara: si, he aplicado lo de humedecerme en verano, aunque trato de no tomar mucho liquidos pues sino no duermo.

Ursula: si, tb lo hago con boletos aunque nunca sacaba letras... eso es tan de... niñas. Eres libre de copiar... a todos los que se animen.

Lau: Tu crees? diceselo a Zandrox tons.

Digler: Ya he dejado de tomar gaseosa en el almuerzo, cena o durante el día (antes era peor), pero durante la noche... no puedo. Ni siquiera durante el internado!

Alguien conoce a otro Coca Colacolico?

11:12 p. m.  
Blogger Daniellha said...

Dragón...de verdad tienes unas cuantas manías, pero todos las tenemos, yo recuerdo que durante mucho tiempo me asomaba debajo de la cama, si no lo hacía no podía dormir y comparto una mania contigo, tomar Coca Cola antes de dormir.
Un beso.

11:48 p. m.  
Blogger George said...

manias, mi hermana siempre me dice "carajo, para qué te sirves arroz si no lo vas a terminar, siempre haces lo mismo...." y mi otra hermana "otra vez platano, a cada rato comes plátano..." y mi hermano, "jajaja, no entiendo de que me hablas", mi padre dice lo mismo, mi madre no me dice nada !!! pero esas son son manias.

apropósito, en que rato tiene tiempo la gente para estar escribiendo comentarios en los blogs, si no es porque tengo permiso del trabajo no escribo nada.

11:46 a. m.  
Blogger Dragón del 96 said...

George: en madrugada. No olvides que a quien madruga le salen bolsas en los ojos y puedes sonreir, por ende, en las fotos de pasaporte. Y si puedes hacer eso, puedes comentar en blogs.

2:42 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home