jueves, setiembre 11, 2008

Scarred.

Mucho se dice del pobre D96 que es un dragón que ya ni escupe fuego, bien tela, 96% monse y muchas cosas más. Pero (porque siempre hay un pero) este pechito que come papa lleva por todo su cuerpo cicatrices producto de innumerables batallas, peleas ganadas a puño limpio en contra del malevolente destino que lo ha puesto a prueba de golpes tan fuertes yo no sé.

Ok, déjame alucinar primo (esta la del “primo” es la calientita de los vendedores de golosinas de Centro Victoria). Lo cierto es que tengo algunas cicatrices que ni el inclemente paso del tiempo ha sabido borrar de mi y que solo me han mostrado que aunque llueva, truene o nieva, este dragón tiene para rato. Si, carajo, déjame alucinar! De arriba a abajo, estás son las que encontrarás.

Labio. Recuerdan al tema de mi segundo post, mi perra Zashe? Bueno, está perrita era bien brava, no aguantaba pulgas a nadie y menos a mi (y eso que no tenía pulgas). Cuando a ella le renegaban por alguna travesura, siempre se escondía debajo de la cama de mis hermanas. La intentábamos sacar con agua (su kriptonita), con dulces (cojuda no era) y hasta con palo de escoba (se le metía el indio a la perra que terminaba por agarrar el palo con el hocico y uno terminaba golpeándose), pero nada era suficiente. Solo el aburrimiento la sacaba (ni siquiera cuando gritábamos “vamos?”). Una noche, escondida bajo la cama, pensé en sacarla de una forma neutral, de una forma que ni ella o yo nos viéramos perjudicados. Y ya que no podía razonar con ella, utilicé todas mis artimañas cariñosas para hacerla entrar en confianza y sacarla de ahí (si no lloré fue porque me tuvo pena). Una vez fuera, empecé a acariciarla, le había perdonado su travesura, la quería, era mi mascota preferida, ella era lo máximo. Han escuchado ese dicho que dice “cuando un perro muerde a un hombre no es noticia, pero si un hombre muerde a un perro cambia la cosa”? Pues eso sucedió. No sé que me impulso a morderla, aprovechando su descuido lancé mi hocico a su lomo y la mordí tan fuerte, que el pobre animalito volteó el hocico para morderme de vuelta el labio. Si, amigo blog-leyente, mordí a mi Zashe y ella me devolvió el favor, solo que sus colmillos lograron perforar mi labio superior y me dejó dos pequeñas cicatrices que llevo hasta ahora. Gracias a ello, siempre opté por llevar goathie (barba tipo candado) para disimular mi batalla perdida. Como extraño a mi Zashe!

Cuello. Hace tiempo, cuando estaba en la universidad, uno de mis ganglios linfáticos (el que está bajo el cuello) se me inflamó. Había sido una infección que hizo crecer mi cuello como si usara bufanda, bajo la piel, que me hacía sentir como un sapo cuando infla el buche. Eso me alejó de las aulas por un año entero (es que la mensualidad me salía cara) y aunque este dato es irrelevante, igual no hubiera preferido ir a la universidad porque asustaba con mi apariencia. Para no hacer largo el relato, fui al hospital y frente a un grupo de scrubs, un amable doctor hizo su clase y me sacó el ganglio, todo en uno. Al igual que en la historia anterior, para ocultarla usaba barba y ahora que ya ha pasado mucho tiempo, parece que tuviera una ranura en su lugar. Siempre me reviso los ganglios por sea caso.

Brazo. Véase también Pierna. Cierta vez, en casa de mi tía, jugaba con mis primos y sus títeres (unas medias con brazos que a esa edad me resultaban graciosas) y quisimos mostrar a mis tíos el resultado del cambio genético que les hicimos a los muñecos (a las medias les pusimos unos bozales con formas de hocicos animales, eso fue todo). Para eso teníamos que cruzar la enorme puerta de la mampara (eran dos puertas de vidrio) que separaban la sala del patio. Mi primo vio claramente que una de las puertas estaba entreabierta (y eso que siempre usó lentes), pero yo no. Lo que yo vi fue que la puerta de la mampara estaba completamente abierta (maldita la hora en la que la limpiaron bien) y sin dudarlo atravesé el vidrio de la puerta como solo lo haría Kitty Pride (a.k.a. Shadowcat). El resultado: mi pierna rompió la mitad inferior del vidrio de la mampara, lo que hizo caer la mitad superior como una guillotina, que mis brazos sostuvieron mientras recibía ayuda. Probablemente si no hubiera tenido las manos en la espalda hubiera podido evitar atravesar la mampara, pero como quería sorprender a mis tíos (y si que lo hice) solo reaccioné a utilizar mis brazos para evitar una mayor desgracia. Recuerdo que vi como salía sangre de mi pierna a borbotones, pero no fue el único miembro afectado, pues mi codo sufrió destino similar. Fueron 7 puntos (4 en la pierna, 3 en el codo) lo que me costó sorprender a mis tíos. Claro, a ellos les costó mas, pues desde entonces la puerta de la mampara tiene un separador de aluminio que lleva mi nombre como para evitar que algún otro tara... digo, dragón, se fije por donde camina.

Espalda. Véase también Nalga. Esta historia ya la conté en No es otra historia de medicina general, donde tuvieron que sacarme dos bultitos de grasa. Una en la espalda y otra en la nalga. Y no los quiero asustar, pero creo que uno está rebrotando.

Nalga. Véase también Espalda.

Pierna. Véase también Brazo.

Pie. Esta fue la primera cicatriz que tuve en toda mi vida y ya casi está desaparecida. Me la hice por montar bicicleta, allá por el verano del 86 (como la canción que sé que existe, pero que no conozco), iba muy alegremente montando mi bici cuando me distraje y sin querer me acerqué a un poste. Mis pies solo estaban protegidos por unas sandalias (era verano, ni que usara zapatos y medias) y ese fue mi talón de Aquiles, en este caso, mi meñique del pie de Aquiles. El golpe/roce con el poste hizo que me sacará prácticamente el dedo y me dejara una mini zanahoria (por la forma de la cicatriz) en el meñique del pie. Y si digo que desde entonces uso zapatos y medias hasta para ir a la playa es POR PURA PRECAUCIÓN.

Y hasta donde recuerdo esas son todas las cicatrices que llevo conmigo. No serán muestra de valentía, fuerza y obstinación, pero si de que mi piel no se pudrirá inmaculada cuando me muera. Sí, son todas las cicatrices, no he olvidado mencionar ninguna. Por otro lado, las cicatrices del alma... por favor, tan cursi no soy!!!
------------------
Ahora que he salido del CPU, bien exhibicionista me he vuelto, no?

34 Comments:

Blogger CésarZ said...

Con tanta cicatriz facil pasas por reo de Lurigacho

8:44 a. m.  
Blogger El Rojo said...

Franco! Súbete a una combi con caramelos y la haces linda.

Sí, es cierto, dejaste salir a tu yo figuretti.

9:00 a. m.  
Blogger Max said...

yo tambien tengo dos cicatrices en la pierna por la bendita bici, y es que jugar a las carreritas es emocionante.(menos mal que no tengo un auto)
saludos

10:28 a. m.  
Blogger Petisita said...

ya, todo para tomarte fotos nomas...aunque censuraste algunas.

10:32 a. m.  
Blogger jocho said...

deberia hacer mi lista, es tan larga como la tuya xD

11:44 a. m.  
Blogger Fiore said...

Hay golpes en la vida tan fuertes, yo lo sé...
mi estimado chuzeado yo también tengo algunas cicatrices, pero a estas no les puedo tomar foto libremente porque algunas están en lugares escondiditos :P

Bso!!

11:52 a. m.  
Blogger La gata en el tejado caliente said...

jajajaja Dragoncito querido qué exhibicionista se ha vuelto usted!!! XD jajajaja
Si hablamos de cicatrices uff nunca tan traumante como la tuya que atravesaste la mampara pero sí tengo muchas, algunas por culpa de mi loro malcriado que a todo el mundo pica, algunas por un perrito que tuve que era demasiado agresivo lastimosamente. Las más "llamativas" quizás serían 3:
Una de arañones en mi pierna que ya casi no se ven pero aún se notan algo que en patines en lo alto de las gradas de mi jardín me caí a los rosales (según yo ni me había movido! pero estaba muy cerca del borde y la gravedad me tomó de experimento)
Una cicatriz en mi rodilla porque por montar la bicicleta del tío de mi amigo los cordones de mis zapatos se enredaron en un pedal y me caí, incrustándome el fierrito ese en el que se pone la botella de agua en mi rodilla, y lo "interesante" quizás del caso es que no me dolió, me dolió más la caída que la rodilla y no me fijé hasta que sentí algo mojado en mi pierna y me di cuenta que era sangre... O.o
Y la tercera de mi barbilla pero esa no se nota salvo que yo levante la cara para mostrarla jejeje :p porque me han puesto puntos como tres veces :p
Esas son las más llamativas por accidentes pero cicatrices ufff el que no tiene cicatrices o tenía demasiada buena suerte de chico o no tuvo infancia jajajaja :p

2:35 p. m.  
Blogger La gata en el tejado caliente said...

ah verdad!! mi blog lo ves igual porque recién lo he restaurado a lo que estaba, para cambiar al nuevo html tuve que borrarlo todo y volverlo a subir de otras maneras. Aún no le he hecho otros cambios porque quiero modificar una imagen que haría de fondo o de nuevo header... aún no sé. De momento sigue igual porque lo he restaurado dentro de la nueva configuración :p todavía falta hacer los cambios de rigor ;)

2:37 p. m.  
Blogger LOBO INQUISIDOR said...

A Dios gracias mi infancia no fue tan accidentada, en cierta forma era algo pusilanime.. cuidadoso de enfrentarme a todo lo que pudiese significar riesgo. Siempre esperaba a que un pata haga algo y solo ahi lo seguia. Sigo siendo asi creo, manejo bajo los limites de velocidad, paro cuando hay luz roja, desacelero en cada esquina aun cuando yo tenga la preferencia... en lo que si puedo haber sido arriesgado es en enamorarme demasiado.. pero eso no es el tema de tu post. Un abrazo con un brazo sin cicatrices!

2:49 p. m.  
Blogger Mili-Mili said...

genial! cicatrices!! Yo solo tengo dos, pero las heridas que las dejaron casi me cuestan la vida! Así de serio. La de la cabezá necesitó 4 puntos la bendita y está sobre mi cerebelo besho y precioso, parte delicada, me golpeaba más abajo y me iba. la otra es en el labio y me la hice al demayarme por hacerme la herida de la cabeza XD.
Ahora cada vez que las reviso recuerdo que la vida siempre pende de un hilo querido Dragon!! :)

3:32 p. m.  
Blogger Frankie said...

Yo tengo una cicatriz en la muñeca izquierda que no sé cómo rayos me la hice pero que siempre ha estado allí desde que recuerde :s

5:29 p. m.  
Blogger digler said...

vaya dragon, con tantas cicatrices (y en especial por la historia de cada una) usted debe ser un tipo temible

7:17 p. m.  
Blogger Elmo Nofeo said...

Yo siempre lo pensé,
este Dragón de fiero,
no tiene nada,
es ingenuo,
tiene cara de buena gente,
no tiene barrio,
y creo que ni siquiera
a jugado fútbol.

No pretendas ser fiero
con esas cicatrices,
nunca te han correteado a piedrones
por haber fallado un gol a la sección rival del colegio,
nunca te han tenido que separar para evitar que ahorcaras a tu rival en un bronca de colegio, nunca te has visto amenazado con una expulsión en el colegio por haber masacrado al cargoso-futuro-peinador-de-señoras, nunca has enfrentado al ex de tu enamorada,
nunca le ha hecho la bronca al cobrador de la combi, ...
¿y así pretendes ser bravo?.

Pá bravo yo.

8:13 p. m.  
Blogger Fr@nk M!Ch@ell said...

uhhhhh este dragon es mas ........manso , tienes mas cortes que que un chorazo de los barracones....

11:09 p. m.  
OpenID katiadocumet said...

Esas son las marcas que te va dejando la vida Dragón, comparto un poco la de la mordida del perro...la mía era una poodle negra que se había acomodado atrás mío en la cama, yo terminando de ver una película, me tiro sobre la cama y claro, sobre la perra, al toque que volteo gritando del susto, me metió un chape que me dejó una cicatríz entre la naríz y el labio que hasta hoy algo se nota....las rodillas marcadas a morir de tantas caídas en bicicleta, patinando y trepando cerros en Cieneguilla..después de 4 hermanos hombres y yo la única mujer no podía ser de otra manera.
Saludos después de tanto tiempo..
Katia

11:11 p. m.  
Blogger Patricia said...

Como que mordiste a tu perra!!!!
Una vez mi amado perro me mordio, pero poquito, fue mas como incada de diente (sin sangre de por medio) porque le estaba haciendo una curacion de una herida de guerra que tenia. Las cicatrices que tengo son por culpa del gato y de la investigacion (todo por la ciencia).

12:19 a. m.  
Blogger RacuRock said...

oe eres un hombre con cicatrices... o una cicatriz echo hombre? jejeje

6:28 a. m.  
Blogger Esther said...

¡Uff! ¡Madre mía! Sobre todo lo del dedo y anda que lo de la mampara... ...¡como en las películas!

Tengo un vecino de barrio que tiene varios chihuahuas y le gusta morderles en el cuello y hasta se ducha con ellos ¡Se pasa ya! ¡Increíble! Dejarse lamer sobre todo la boca o nariz y morder perritos puede ser peligroso porque te puede salir un tipo de quiste, no lo recomiendo.

Yo tb tengo varias cicatrices, aunque tú me ganas. Tengo una en un ceja, otra en el dedo índice de una mano(esa fue porque estaba cortando algo y se me escapó la tijera y me la clavé en el dedo y me salió bastante sangre y me asusté mucho). Tb tengo otra en un pie, que casi ni me la veo ya, que fue de una concha que me clavé metida dentro del agua y creo que eso es todo.

Las cicatrices son un signo más de lo vivido, algo que nada ni nadie nos puede quitar ya.

Saluditos.

8:38 a. m.  
OpenID lorenaje said...

Que tenemos cicatrices, todos... Mías, dignas de recordar -sin contar una cicatriz de la varicela o los resentimientos que quedan en la columna después de alguna caída o choques de taxi-: A los 2 años me picó un guacamayo y casi me vuela el dedo índice de la mano izquierda; dejó marcado su pico. A los 10, una caída de la bicicleta dejó una en la pierna derecha. A los 12 años, un pequeñito tumor la boca, que fue operado en virtud de algún juego en que lo reventé. Me libré hasta los 24, en que cortando un folleto con la guillotina casi me rebano el pulgar derecho; aunque la cicatriz no quedó muy visible, a veces friega la condenada...
¡Saludos!

10:39 a. m.  
Blogger El Dueño de los Cajones said...

Yo solo he tenido chupetones.

Todos tenemos nuestras guerras.

11:12 a. m.  
Blogger monich said...

Sólo falta que en el próximo post nos muestres tus radiografías.

1:40 p. m.  
Anonymous peregrino said...

Al principio pensé que hablabas de cicatrices en el alma jajajaja... me equivoqué.

Nos leemos.

3:05 p. m.  
Blogger El perro andaluz said...

Eres un barrabrava, jajaja.

4:46 p. m.  
Blogger Chien said...

Yo tengo es en mis rodillas de tanta bicicleta cuando niño...

5:51 p. m.  
Blogger dmoOn said...

Mi falta de cicatrices demuestra lo cuidadosa y rara que fue mi infancia. La unica notable es la que tengo de la vez que, completamente etílica, me cai en un patio de lajas... suerte que no me dolió =]

11:46 a. m.  
Blogger Reivajss said...

antes ni fotos.. ahora cicatrices..
mañana fotos porno? jaja

12:26 p. m.  
Blogger Dinorider d'Andoandor said...

Reivajss me leyó la mente


yo con las justas tengo en el codo de cuando me atropellaron y sali volando al otro lado de la avenida

el colmo! como muerdes a tu mascota!
jajaja

9:28 a. m.  
Blogger Chio said...

yo he sido bien monse de niña, sempre he querido haberme hecho puntos, no se, rompema un poquito la cabeza, q me muerda un perrito pero asi chikito no mas, no se en fin, nunca me ha pasado nada -.-

Leegu a tu blog recien te vi en el Blog Day y aqui paso a dejar mi huellita.

Saluditos Dragon.

10:50 p. m.  
Blogger Gabriel said...

Bah, tampoco son tantas. Y te faltó una jjjjj.
Qué susto lo de la mampara, pero ¿cómo pudiste romperla? o era muy mala o tienes patas de dragtón...

11:41 a. m.  
Blogger Nelly said...

Asu tantas cicatrices...

Besos!!

7:09 p. m.  
Blogger Mafa said...

Mister Chuso 2008

5:58 p. m.  
Blogger Cys said...

que rudo que eres

11:26 p. m.  
Blogger La Dra Gata said...

Mi querido Dragón Cicatrizado...o mejor abollado...

La cancion es Summer of 69...no del 89...le subiste un par de añitos...

Ahora abolladuras como la tuya...miles...en especial si juegas volley, basket y futbol...te sacas la mi.... en cada partido...

6:51 p. m.  
Blogger Dragón del 96 said...

CésarZ: Suave primo, qe te meto cuchi'o.

Rojo: No lo he pensado como negocio rentable, pero quien sabe? Fácil así sacó para la próxima reuna.

Max: Ja! Pero con tanto accidente en carretera es mejor no pensar en eso.

Petisita: Jajaja, algunas son XXX.

Jocho: Ya pues, cuando?

Fiore: Bueno, mas figuretti que yo, no creo.

Gata in the hot roof: Vaya, tantas? Si quieres alguna vez salimos a vender caramelos.

Lobo: En serio? Yo también siempre me consideré tranquilazo, pero ves... aun asi tengo lo mio.

Mili-mili: Si, a veces me digo que solo fueron advertencias.

Frankie: Fácil la tienes desde pequeño. No has preguntado por ella?

Digler: Yo diría más bien tonto.

Elmo Nofeo: Ja, es cierto. Por deporte no me he hecho ninguna y en peleas he estado en pocas. No soy de solucionar problemas a golpes aunque a veces me haya visto envuelto en peleas que me dejaron moretones que cicatrices. Si, pa bravo tu.

Fr@nk: Menso, no manso.

Katia: Y yo que crei que en lo del perro era el único. 4 hermanos hombres, espero no seas la menor. Los menores sufren mas. Lo digo pues mi hermana menor creo tiene mas cicatrices que yo.

Patricia: Por culpa de la ciencia? Eso suena bacán. Mi perrita actual, Muñeca, también me muerde despacio, pero muerde... que da miedo.

Racurock: Voy por la primera. Tan deforme no soy, creo.

Esther: Yo amo a los perros, pero no al extremo de tu vecino. Y si, cada cicatriz con su historia. Es bonito recordarlas.

Lorenaje: Uno de mis mas grandes temores es guillotinarme un miembro. Sea brazo, pierna, dedo o cualquier parte del cuerpo. Espero no te siga molestando esa del dedo.

Dueño de Cajones: No pues, esas no cuentan.

Monich: Creo que alguna vez lo hice.

Peregrino: No, demasiado cursi para mi.

Allan: Como dice Elmo y como alguna vez lo conversamos, ni barrio, ni calle.

Chien: Y alguna de alguna operación? Nada?

Dmoon: Chica tranquila, eso es bueno. Suave con las próximas bombas.

Reivajss: Están en proyecto.

Dino: Mi hermana también salío volando de un accidente de auto, pero creo que eso no le dejó cicatrices. Y la mordí... porque ella empezó.

Chio: Que tranquilaza... yo te creí mas movida.

Gabriel: Lo de la mampara fue por ciego. Demasiado limpia, diría yo.

Nelly: Ni tantas!

Mafa: Ya, ya, tanta cacha tampoco, tampoco. Jajaja.

Cys: Rudo como una lechuga. Sorry, eso era fresco.

Dra. Gata: Como dije en otro comentario, en deportes, nunca. Y creo que quise escribir Verano del 96, una cancion que también existe.

2:54 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home